El Castell de Cocentaina
Posted by

El Castell de Cocentaina

 Las comarcas de interior de la provincia de Alicante poseen una orografía repleta de sierras y lugares naturales dignos de admirar. La sierra de Mariola es uno de ellos y su disposición geográfica fue perfecta para que en la antigüedad se alzaran fortificaciones que permitieran controlar gran parte de estas zonas.

Desde lo más alto de la villa condal de Cocentaina, el actual Castillo se levantó como un torreón de planta cuadrada que mide 13,60 metros de lado y 12,50 metros de altura y está apoyado sobre un talud de altura variable entre 2 y 4 metros, debido a las irregularidades del terreno.

Este elemento tan singular y atractivo de la capital de El Comtat está situado en el cerro de Sant Cristòfol, en la cima de la ‘Penyeta Blanca’, a 765 metros de altitud sobre el nivel del mar y a 300 metros sobre la villa. El estilo de la fortificación es gótico-militar y casa a la perfección con otros edificios de la localidad, como el Palau Comtal.

El edificio fue construido a finales del Siglo XIII y principios del XIV, sobre los restos de otras construcciones defensivas anteriores de origen musulmán. En la revuelta mudéjar de 1303 fue saqueado e incendiado.

En el interior, el Castillo está dividido en dos plantas más una terraza. Planta baja y primera planta están distribuidas de forma idéntica con dos salas cada una. Los visitantes, pueden encontrar una exposición sobre la historia del castillo, los señores feudales que lo poseyeron y el armamento utilizado en él. Además, se exhibe la reproducción a tamaño natural de una cerbatana del siglo XV.

castell cocentaina

En la amplía terraza, además de las fabulosas vistas, se pueden contemplar una serie de ménsulas de piedra para soporte de los matacanes volados. La cubierta todavía presenta vestigios de los niveles que existían y que daban acceso a los propios matacanes.

Las puertas, formadas por dos arcos apuntados de sillares de 25 centímetros de espesor a ambas caras del muro de tapial, están cubierta en su parte central por una bóveda rebajada de sillería.

En esta zona todavía son apreciables en la mayoría de las puertas, las piezas laterales de anclaje de los goznes que mantiene intacto el hueco que contenía la barra interior de cierre de las puertas.

Las ventanas de primera planta, exteriormente aparecen como geminadas, pero en la parte interior se enmarcan en un arco apuntado de sillería. En su parte inferior, contiene ‘el festejador’, tan propio del gótico del reino de Valencia.

Para los más reacios a caminar, el acceso a este monumento medieval se puede hacer prácticamente entero en coche. La subida al paraje de Sant Cristòfol se puede continuar hasta las faldas del Castillo de Cocentaina. El último tramo es preciso hacerlo a pie, ya que la ubicación sobre la misma montaña impide el paso a los vehículos. Bastan 5 minutos de camino para situarse bajo los muros de esta obra arquitectónica.

Tanto en la terraza como a los pies del torreón, cualquiera puede imaginarse las batallas que se libraron en la actual comarca de El Comtat. Las vistas alcanzan a diversas poblaciones que en la época medieval también tenían  torres de vigilancia. Municipios y pedanías como Muro, Gaianes, Beniarrés, Almudaina, Alqueria d’Asnar, Penella o Alcoy, entre otros, se divisan a la perfección. Además, la vista cenital desde lo alto permite ver los restos de las murallas fortificadas alrededor de la torre, que en la antigüedad sirvieron para frenar los ataques de lanzas, ballestas y fieros soldados.

 

0 0 1079 25 febrero, 2016 Mirar, Qué ver febrero 25, 2016

Deja un comentario